La crisis mundial puso de moda los contratos cortos

La crisis mundial que afrontan varios países del hemisferio a puesto de moda una tendencia un poco preocupante, se trata de los contratos de corta duración, contratos que en el mas optimista de los casos duran poco mas de una semana. La informalidad es otra de las formulas anticrisis que han adoptado las personas de muchos de estos países. En la Unión Europea, especialmente en España los trabajos informales superan en porcentaje a los trabajos formalmente constituidos. Esta tendencia a contratar a las personas por periodos cortos de tiempo puede resultar preocupante para la mano de obra activa, aunque tal vez exista un poco de optimismo teniendo en cuenta que este puede ser el principio de contrataciones a largo plazo o indefinidas por medio de las empresas, como lo pueden leer en este articulo http://mercadoslaborales.com/los-minicontratos-de-siete-dias-se-ponen-de-moda-en-espana/.
empleos cortos
Los datos respecto a este tipo de contratación hablan por si solos, mas del 25% de los contratos totales que se firmaron en España en el primer semestre del presente año fueron contratos de corta duración. Aunque estos contratos representan para quienes los toman una posibilidad de empleo temporal para obtener un dinero extra que les puede ayudar a solventar un poco sus gastos diarios, también es claro que representan un modelo de inestabilidad que incluso puede llegar a causar mas preocupaciones que la misma crisis.
Una sociedad medianamente estable debe ser aquella en la que las personas que la conforman cuenten con estabilidad laboral, sea del tipo dependiente o independiente, sin estabilidad laboral las personas se ven obligadas a optar por formas menos legales o indecentes de obtener dinero, lo que causa que una sociedad se derrumbe por completo y pierda su identidad. Los gobiernos buscan hacer creer a las personas que estos trabajos cortos representan un avance en el modelo de incremento del empleo para dar frente a la crisis, pero en realidad esta percepción esta alejada de la verdad, pues al contrario estos empleos precarios y de baja calidad lo que hacen es que las personas pierdan su autoestima y desvaloricen su potencial laboral real.
El tema del desempleo, mas que un problema de falta de dinero, se convierte en un problema psicológico, las personas siempre buscan lo mejor para sus familias y para si mismas, y la imposibilidad de hacer realidad este deseo crea unos cuadros de estrés que luego migran a enfermedades de mayor gravedad. Los casos de enfermedades cardio basculares y cuadros de depresión severa aumentan considerablemente en tiempos de crisis económica, por esta razón los gobiernos de estos países deben pensar en alternativas de creación de empleos a largo plazo, y no tratar de mostrar cifras de aumento del empleo que se basan en empleos que en ocasiones son humillantes para las personas.

Deja un comentario